“El dolor es una experiencia totalmente subjetiva”

Hoy, 17 de octubre, se celebra el Día Mundial Contra el Dolor, y hemos hablado sobre ello con el Dr. Luis Sollet. Junto a otras especialidades, el Dr. Sollet hace las labores de anestesista en la Clínica de la Asunción, donde tienen un protocolo de actuación para mitigar el dolor.

adult-alone-anxious-568027

Dr. Sollet, ¿qué es el dolor?

El dolor es una experiencia totalmente subjetiva, totalmente sensorial que habitualmente se asocia a enfermedades o a lesiones fisulares. En realidad, muchos profesionales han sobreestimado o infraestimado la sensación de dolor. Primero, porque es una experimencia subjetiva que no se puede medir, ni tan siquiera con los equipos más sofisticados.

En la actualidad sabemos que es de gran importancia. La Organización Mundial de la Salud (OMS) le ha dado importancia, y creo que lo debemos tener en cuenta incluso como si fuera una constante vital más. En la actualidad se plantea como si el dolor fuera la quinta constante vital, junto a la frecuencia cardíaca, frecuencia respiratoria, la tensión arterial. Se debe monitorizar constantemente.

¿Cómo lo controlan los profesionales de la Clínica?

Lo que hacemos es una evaluación inicial del paciente, para ver el rango de dolor que presente. Generalmente se hace a través de una escala analógica, la escala EVA, que nos categoriza el dolor subjetivo respecto a un rango del 1 al 10. El paciente nos dice en qué rango se encuentra, y en base a eso se utiliza una serie de medicación para calmarlo. Inicialmente, se empieza por fármacos más conocidos, como analgésicos antiinflamatorios. Son los de menor potencia, y después se va subiendo a rangos de mayor potencia. Los primeros son el paracetamol, ibuprofeno… y los de mayor intensidad serían los opioides, como la morfina y sus derivados.

Vamos jugando respecto a la evaluación inicial. El grado de dolor y la patología se toman en cuenta para pautar un tratamiento que logre un alivio total del dolor. Evidentemente, que no haya dolor es un indicador de calidad en la asistencia, y de calidad en la atención del paciente.

¿En la Clínica existe algún tipo de protocolo para el tratamiento del dolor?

En la Clínica existe un protocolo de dolor que se hizo visible para todo el mundo: médicos, enfermeras… se trata como una constante vital más. A un paciente se le toman las constantes y se le hace una evaluación de dolor; en el día a día se evalúa ese síntoma como constante. Para ello está el protocolo estandarizado, que indica que cuando un paciente tiene un dolor superior al grado 3, entonces se le debe añadir un escalón más a la pauta analgésica que tiene actualmente.

En la Clínica no existe una clínica del dolor como tal, lo que hay son pacientes con dolores secundarios derivados de patologías. Casi todas las especialidades de la clínica tienen al dolor como síntoma secundario. Yo, personalmente, actúo diariamente en analgesia postoperatoria. Una vez que tengo el paciente identificado en el quirofano, luego que sale del postoperatorio, una estrategia mía es que el paciente no tenga dolor en el postoperatorio.

¿En qué consiste esa estrategia?

Es una estrategia multimodal; utilizo varios fármacos analgésicos para cuando el paciente despierte, lo haga sin dolor o con el mínimo posible. Además de eso, en el quirófano utilizo técnicas combinadas como bloqueos regionales, o bloqueos ecoguiados, para bloquear zonas que al paciente le puedan generar dolor después de operarse. Es una estrategia planteada después de identificar que se trata de un proceso doloroso. Para ello, en la planta hay que dejar pautado un tratamiento analgésico convencional, y la enfermera identifica si a pesar de esa pauta analgésica el paciente continúa que dolor. Si el dolor prosiguiera, se podría subir el escalón de medicamentos.

Los comentarios están cerrados.