Cuáles son las enfermedades reumáticas más comunes, cómo prevenirlas y tratarlas

bench-daylight-daytime-1288484

En la sociedad actual, los reumatismos están a la orden del día. En España, alrededor del 13% de los mayores de 16 años sufren algún tipo de dolencia reumática, lo que nos ofrece una fotografía de la situación. Sin embargo, existe cierto desconocimiento acerca de las ellas: ¿Qué son? ¿Cuánto influyen en la vida diaria? A continuación, te contamos cuáles son las enfermedades reumáticas más frecuentes, cómo prevenirlas y cómo tratarlas

Qué son las enfermedades reumáticas

Las enfermedades reumáticas son un conjunto de enfermedades de varios tipos, no traumáticos, y que afectan al aparato locomotor o musculoesquético. En ese grupo se sitúan los huesos, los músculos, los tendones y ligamentos, y las articulaciones. Además de ello, pueden afectar a otras partes del cuerpo como el corazón, los pulmones, la piel y los ojos, incluso a los vasos sanguíneos.

Enfermedades reumáticas más comunes

Artrosis: Se trata de la degeneración del cartílago que posibilita el movimiento articulatorio. Al degenerarse, el cartílago pierde su función. En especial, afecta a las rodillas, a los dedos de las manos, caderas y columna. Su principal síntoma es el dolor al mover la articulación.

¿Cómo prevenirla? Para prevenir la artrosis, es importante llevar una dieta baja en grasas malas y carbohidratos, para evitar que sufran las articulaciones. También es importante moverse. Como en la mayoría de los casos, llevar una vida sedentaria influye en el metabolismo, convirtiendo la glucosa en ácido láctico y favoreciendo así la inflamación de cartílagos.

Tratamiento: La artrosis no cuenta con un tratamiento concreto. Los casos más graves pueden requerir cirugía, pero por norma general, se utilizan medicamentos para mejorar sus síntomas.

Gota: Inflamación articular producida a raíz del depósito de ácido úrico en las articulaciones. Suele afectar a los dedos gordos de los pies, pero también puede aparecer en las rodillas, en las manos, incluso en los codos. Conlleva un dolor intenso, el enrojecimiento del dedo así como calor e hinchazón.

¿Cómo prevenirla? Llevando una vida saludable: evitando el sobrepeso y el consumo excesivo de alcohol y controlando la alimentación.

Tratamiento: Fármacos y la modificación de la dieta.

Lumbago: Afección de la zona lumbar de la columna vertebral que puede tener diferentes orígenes.

¿Cómo prevenirlo? Con una buena higiene postural.

Tratamiento: Apenas hay tratamiento. Para curarse del mismo sólo queda reposar, realizar estiramientos y aplicar calor local en la zona afectada.

Ciática: Compresión del nervio ciático, situado en la columna lumbar, y que tiene su efecto en la parte posterior de los muslos. Puede ser debido a diferentes causas (artrosis, hernias de disco).

¿Cómo prevenirla? Con una buena higiene postural, utilizando un buen calzado y fortaleciendo los músculos de la espalda.

Tratamiento: Apenas hay tratamiento, excepto la asunción de buenos hábitos que la prevengan. En algunos casos más graves hay que realizar cirugía.

Osteoporosis: Pérdida de densidad en los huesos, además de descalcificación. Conlleva la fragilidad de la estructura ósea. Uno de los síntomas más comunes es la encadenación de fracturas más frecuentes que de costumbre.

¿Cómo prevenirla?: Con una dieta rica en calcio y una vida activa.

Tratamiento: Para su tratamiento existen una serie de medicamentos.

Fibromialgia: Dolor crónico en distintas partes corporales, tales como articulaciones y músculos. Entre sus síntomas aparecen un dolor continuado, pesadez, punzadas, hormigueos, étc.

¿Cómo prevenirla? Una vida sana y saludable y evitar el estrés son algunas de las opciones para prevenir la fibromialgia.

Tratamiento: En algunos casos, se utilizan fármacos para tratar el dolor que causa.

Tendinitis y bursitis: Son reumatismos que afectan a zonas situadas alrededor de las articulaciones, y hacen mella en las partes de blandas. La bursitis tiene presencia en rodillas, hombros, nalgas o codos. La tendinitis, por su parte, hombros, manos, caderas, rodillas y talones. El sobreesfuerzo es una de sus desencadenantes.

¿Cómo prevenirlas? En ambos casos, es importante evitar movimientos repetitivos para no También ayuda calentar bien antes de hacer deporte, así como evitar movimientos compulsivos en la práctica deportiva.

Tratamiento: Para evitar el dolor y la inflamación que producen ambas lesiones, se recomienda descansar, aplicar hielo en la zona dañada, y, en ocasiones, la utilización de analgésicos.

Los comentarios están cerrados.