“La disponibilidad de un cardiólogo las 24 horas del día es inviable. Si el conocimiento se pudiera compartir, mucho mejor”.

Los doctores Luis Sollet y Cristian Tiano se muestran “contentos” de la acogida que tuvo el curso de ecocardioscopia para médicos no especializados que organizaron en la Clínica de la Asunción. Ambos galenos fueron dos de los ponentes que aproximaron la ecocardiografía a homólogos que no tienen contacto con ello en su quehacer diario. Sollet, responsable del curso, detalla que desde Sociedad Española de Cardiología “se viene promocionando que los médicos no especialistas vayan aprendiendo ecografía cardiaca”

El objetivo final del curso es tener “una herramienta más” para el exámen cardiovascular, afirma Sollet: “El primer abordaje del paciente lo hacen los médicos de urgencias, que no son especialistas. Lo hacen con lo que tienen en la mano; electrocardiograma, el fonendo o la radiografía de tórax. La ecografía cardiovascular es una herramienta más para el diagnóstico de enfermedades cardiovasculares: la insuficiencia cardiaca, derrame pericárdico, etc.”.

Tiano también cree que a día de hoy, la ecocardiografía se convierte en la extensión de exámen clínico: “Un estudio mínimo ecoscópico lo tenemos que considerar como tal, clínico, y que tiene que ser realizado tanto por los médicos internistas como por los médicos de urgencias en la cabecera de la cama del paciente”.

Por ello, para los dos médicos es importante hacer llegar nuevas técnicas a compañeros no especializados. Tiano advierte que fue un curso para los médicos generalistas para “poner al alcance de todos los compañeros estas técnicas de imágenes, acompañados por equipación nueva de alta calidad”. La Clínica de la Asunción ha obtenido dos ecógrafos nuevos que estarán a disposición de la planta, del servicio de urgencias y de los profesionales de la terapia intensiva.

En las diferentes unidades se intenta aplicar el conocimiento del ecocardiograma cada vez más: “Por ejemplo, en cuidados intensivos, el intensivista debe ser capaz de hacer un ecocardiograma básico, con unas nociones generales”, alude Sollet. Tiano añade que es consecuencia de “una evolución natural”, pues la medicina avanza día a día y lo que “antes era exclusivo de los especialistas ahora está al alcance de los compañeros generalistas e internistas”.

Muy buena acogida
Los doctores están de acuerdo en que el curso ha logrado satisfacer los intereses de los participantes: “Otra cosa es lo práctico. Porque a pesar de que se imparta un curso teórico con unas horas prácticas, si luego no se practica no tiene utilidad. Lo ideal sería poner en marcha una parte práctica, y si hubiera algún tipo de duda lo generen”, sentencia Sollet. Sin embargo, también existe la posibilidad de repetir la experiencia para aquellos profesionales que no pudieron acudir.

En el curso también participaron docentes de otros centros sanitarios. Sollet explica que les cursó para “dar colorido al curso e intercambiar experiencias”. En palabras suyas, el objetivo de ello era evitar dar el curso de manera unilateral, sino compartiendo con otros doctores para darle más nivel científico y credibilidad.

Sollet conocía de antemano a los médicos que mostraron sus conocimientos en la Clínica de la Asunción: “He compartido con ellos cursos y congresos, y son especialistas muy proactivos. Son médicos que se dedican a la ecocardiografía, pues días tras día hacen seis y ocho ecocardiogramas. Tienen experiencia. A pesar de que sean chicos jóvenes, tienen buen nivel y me pareció interesante traerlos”.

PHOTO-2018-09-13-09-21-58

PHOTO-2018-09-13-09-21-19

Los comentarios están cerrados.