Luisa Aguirre: La pediatra de Tolosa

Mujeres y medicinaLuisa Aguirre: La pediatra de Tolosa

A su consulta muchas madres llevaban a sus hijos moribundos, y ella conseguía que se recuperaran

 

 

 

La quinta mujer guipuzcoana que consiguió superar esta injusta barrera, estudiar Medicina y ejercer de médico, fue Luisa Aguirre Azurmendi, que nació en Tolosa, donde los vecinos la recuerdan con cariño y gratitud.

Vino al mundo en 1919, con todos los boletos para abandonar pronto la escuela y llevar una vida dependiente y dedicada al cuidado de la familia, un destino que nunca le convenció y que fue capaz de esquivar.

Cursó sus estudios primarios en la escuela municipal de Tolosa, en una clase de solo niñas. Estaba en esa clase cuando el 14 de abril de 1931 se proclamó la II República. En esos años tuvo la fortuna de tener como educadora a Maurilia San Martín, una de esas maestras de la República empeñadas en educar a las niñas en igualdad y en formarles en el estudio para que fueran libres de escoger su propio destino.

A los 14 años, acabada la escuela, se matriculó en el Insti­tuto Peñaflorida de San Sebastián donde las clases eran mixtas. Allí le sorprendió el golpe de Estado de 1936 y las clases se interrumpieron. De esa época Maria Luisa nun­ca pudo olvidar el horror del sonido de los fusilamientos nocturnos que se oían desde su casa. El régimen político que surgió de aquello preparaba a las mujeres para un futuro muy distinto del de los hombres así que, cuando se restablecieron las clases, también se restableció la se­gregación en las aulas de chicos y chicas.

En su casa solo había dos libros y uno era “el médico en casa” que María Luisa releyó sin parar. Quizás por ello, al acabar el bachiller decidió hacerse médico.

Siempre supo que no quería ser médica de hombres y que en todo caso lo sería de mujeres. Acabó la carrera en Madrid, en 1946, pero realizó algún curso en Salamanca. Y allí fue donde decidió, tras conocer a Guillermo Arce, catedrático de esa Universidad y Jefe de Servicio de Pe­diatría de la casa de Salud de Valdecilla, especializarse en Medicina de niños.

En Santander se especializó en Pediatría y Puericultura, además de formarse en la especialidad de Hematología y Hemoterapia. Durante esos años acabó también el doc­torado, convirtiéndose en la primera mujer doctora en medicina de Guipúzcoa, tras lo cual volvió a su querido pueblo de Tolosa donde decidió instalar una consulta en el centro.

A su consulta, que era también su propia vivienda, mu­chas madres llevaron a sus hijos moribundos. Los niños deshidratados volvían a la vida en poco tiempo después de que les hidratara un poco. Para muchos aquello eran milagros de la doctora Aguirre. Los pacientes más graves se quedaban en la consulta donde ella les atendía las 24 horas. La consulta se convirtió pronto en un pequeño hospital donde hacía radiografías, administraba sueros, transfundía o alimentaba a los niños a través de una son­da nasogástrica.

Se casó en 1960, después de varios años de noviazgo. Aunque no tuvo hijos disfrutó del cariño de sus sobrinos y también del de los tolosarras: todos los que la cono­cieron hablan de ella con agradecimiento y admiración.

Falleció con 94 años, en agosto de 2013, después de una vida no solo larga sino además plena, dejándonos con su recuerdo un ejemplo de vida y de forma generosa y humana del ejercicio de la profesión médica.

Maite R. Antigüedad (extracto)MAILING_ADJ20170308100004858

 

Los comentarios están cerrados.