CONJUNTIVITIS: Una de las afecciones más comunes

Se denomina conjuntivitis a la inflamación de la conjuntiva (membrana fina y transparente de la parte blanca del ojo y del interior de los párpados) causada generalmente por bacterias (por una acumulación de bacterias en el ojo), virus  o alérgenos (generalmente al polvo, moho o al polen). Dicha inflamación provoca que los vasos sanguíneos sean más visibles, y por lo tanto, el ojo adopta un color rojizo.

Entre los síntomas que indican una conjuntivitis podemos encontrar:

  • Enrojecimiento del ojo y lagrimeo.
  • Picor, ardor o irritación en el ojo afectado.
  • Mayor sensibilidad a la luz.
  • Sensación de tener un cuerpo extraño dentro del ojo.
  • Legañas en los párpados o en las pestañas.

Generalmente, la conjuntivitis acaba curándose sola, pero, conviene tratarla para prevenir contagiarla y/o complicarla. Para empezar, hay que limpiarse los ojos quitándose las legañas con un paño limpio. Aun así, se recomienda ir al médico para que él recete el correspondiente tratamiento según la causa de la conjuntivitis. Un tratamiento casero para la conjuntivitis viral es aplicar paños mojados fríos en los ojos para aliviar los síntomas. En cuanto a la conjuntivitis bacteriana, el médico seguramente le recetará gotas de antibiótico o pomadas. Por último, respecto a la conjuntivitis alérgica, los anti-alérgicos pueden ayudar a acortar los brotes de este tipo de conjuntivitis.

La conjuntivitis es muy contagiosa además de ser una de las afecciones del ojo más frecuentes del mundo y para prevenirla se recomienda:

  • Lavarse bien las manos y utilizar toallas de papel.
  • Evitar utilizar maquillajes y lentes de contacto.
  • No compartir elementos de higiene personal (paños, toallas para manos y pañuelos).
  • Cubrirse la nariz y la boca al toser y estornudar.
  • Lavarse las manos con frecuencia.

Los comentarios están cerrados.