PRÓXIMO OBJETIVO: EVITAR TRANSFUSIONES INNECESARIAS EN LA CLÍNICA

El PBM (Patient Blood Management) es un plan multimodal para minimizar o evitar la transfusión innecesaria en el paciente y mejorar así su evolución clínica. Se basa principalmente en tres pilares: optimización del volumen sanguíneo, minimización de la hemorragia y optimización de la tolerancia a la anemia. Y se consigue mediante la aplicación de un conjunto de políticas hospitalarias, procedimientos y protocolos que requiere de un abordaje transversal y multidisciplinar.

Los objetivos de incorporar estrategias PBM en la política de la calidad del hospital son:

  1. Mejorar la atención al paciente.
  2. Mejorar la evolución clínica.
  3. Reducir los costes de la presentación sanitaria.
  4. Preservar un bien escaso.

La puesta en marcha de un programa PBM es transversal a toda la organización y supone una importante transformación. Por ello, se ha desarrollado un modelo de evaluación para ser utilizado por el hospital o servicio de salud que permita:

  • Identificar la variabilidad transfusional por procedimientos.
  • Evaluar la madurez de la practicas clínicas existentes para evitar la transfusión innecesaria o evitable.
  • Facilitar la implementación de los diferentes componentes de un programa de “Patient Blood Management”.
  • Evaluar de forma continuada los resultados transfusionales y evolución clínica y monitorizar el grado de implantación y extensión de sus programas.
  • Compararse con otros centros.
  • Facilitar la comunicación entre los equipos médicos y la dirección en la implantación y seguimiento de los resultados (Evolución clínica).

El análisis se hará en cuatro dimensiones que serán: organización, formación, sistemas de información y procesos.

Los comentarios están cerrados.