10 claves para sobrellevar la depresión postvacacional

Depresion-PostvacacionalCada vez más personas sufren lo que se conoce como depresión postvacacional, un síndrome que va más allá del ‘bajón’ anímico lógico, por otra parte, que supone volver a la rutina diaria tras unas buenas vacaciones. Lo normal es que se produzcan algunas molestias pasajeras como insomnio, ansiedad o tristeza que desaparecen a los 10 ó 15 días de incorporarse a la rutina laboral sin necesidad de medicación o tratamiento. Los síntomas, como indica un informe de la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (SEMFC) de la depresión postvacacional son tanto físicos como psíquicos y entre ellos destacan los siguientes:

  • Cansancio
  • Fatiga
  • Somnolencia
  • Sensación de falta de aire
  • Molestias en el estómago
  • Irritabilidad
  • Tristeza
  • Inquietud
  • Nerviosismo

Para evitarlos, los expertos recomiendan además de cuestiones prácticas como planificar al menos dos días del final de las vacaciones como periodo de adaptación a la incorporación al trabajo o regular la intensidad de la actividad durante los primeros días, hacer acopio de mucha filosofía y trabajar en nuestra cabezas. Es necesario desechar ideas preconcebidas y estados mentales negativos, siguiendo estos diez sencillos consejos:

  1. Evitar tener la sensación de que las vacaciones son el estado de placer absolutamente opuesto al periodo de trabajo, sinónimo de malestar y sufrimiento.
  2. No darle demasiada importancia. El reajuste de los ritmos y horarios habituales pueden explicar estas molestias.
  3. Intentar organizar y planificar los primeros días, tomar el control sobre la jornada laboral
  4. Saber que se trata de un malestar propio de los primeros días y evitar darle demas
  5. Evitar tomar una actitud de queja y malestar permanente.
  6. Pensar en los aspectos positivos que nos aporta nuestro trabajo y centrarnos en aquellas cosas que nos gustan más o hacemos especialmente bien.
  7. Planificar actividades gratificantes que no tienen por qué finalizar después de concluido el verano. Podemos encontrar espacios y tiempo para las actividades de ocio que nos gustan y nos hacen sentirnos mejor durante la semana laboral y los fines de semana.
  8. Incorpora entre tus nuevos hábitos diarios algunas de las cosas que sin duda habrás realizado durante el verano: practicar ejercicio físico, aunque sólo sea caminar ó una alimentación equilibrada en la que no falten frutas, verduras y ensaladas. El ejercicio físico y una buena alimentación mejoran tu estado físico y por tanto, tu bienestar psicológico.
  9. Afrontar la vuelta al trabajo como un nuevo periodo vital en el que se pueden desarrollar nuevas actividades para el crecimiento personal.
  10. Es muy importante que si una persona está afectado por la vuelta al trabajo, no tome importante decisiones vitales sobre su futuro laboral.

Los comentarios están cerrados.